Inicio ARTICULOS Guerreros del fin de semana

Guerreros del fin de semana

2289
0
Compartir

Fin de semana es sinónimo de descanso en el sentido común. Pero tiene otras acepciones. Para un grupo de amantes del deporte es también la posibilidad de poner a prueba el entrenamiento diario. Son los momentos preferidos para recorrer distancias largas, salir de  las rutas cotidianas y desintoxicarse del trajín semanal. Cuando muchos descansan, otros inician un nuevo desafío. Son los guerreros de fin de semana los que aprovechan al máximo los tiempos de relajo para fortalecer sus músculos y plantearse nuevos objetivos. Para ellos, el esfuerzo no descansa.

Un runner entregado

Walter Takano empezó a correr a temprana edad. Lleva más de cuatro décadas practicando el running y vio la expansión del fenómeno. Corre los sábados fondos entre 21 y 35 kilómetros. En esta época veraniega dedica los domingos a actividades en el mar. Considera que la disciplina es el único camino para mejorar las marcas. “Puedes tener muchas ilusiones, querer lograr alcanzar muchas metas pero solo con determinación y muchísima disciplina uno lo va lograr”, refiere.

En cuanto a rutas, Walter sugiere aprovechar Lima en sus primeras horas del fin de semana, cuando luce casi desolada. Además de las clásicas rutas del malecón, Golf y Pentagonito, sugiere un trayecto hecho entre calles de San Borja y San Isidro (San Borja Sur y Norte, Canaval y Moreyra, Av. Basadre y volteando en el Golf)

Su vínculo con el deporte va más allá de los entrenamientos. Tiene un grupo de trabajo (Intense Running), dos tiendas especializadas, algunas representaciones de material y productos también ligados al corredor, nadador y triatleta. En su familia encuentra un sostén importante para esta pasión. “Mi hermano menor por ejemplo trabaja conmigo y cubre todas las labores que se necesitan realizar en mi ausencia.  Mi madre está siempre pendiente de todo lo que haga. Cuando termino una competencia lo primero que hago es agradecerle a ella por lo que acabo de realizar… ¡aunque no siempre se lo digo! (risas)”, anota.

Walter sostiene su amor por el running a través del tiempo.

Las montañas la llaman

Los fines de semana de Cecilia Peche tienen un sabor extremo. Después de una extenuante jornada laboral, Cecilia dedica los sábados y domingos a pruebas más complejas que las distancias habituales (entre 10 y 12 km). “Los dedico al trail running, a veces también corro en calle (por ejemplo en el malecón de Miraflores) y eventualmente (una vez al mes) practico trekking”, refiere.

Durante la semana va planificando el trabajo del sábado acorde a su plan de entrenamiento. Una vez escogida la ubicación traza la ruta y alista detalles logísticos (traslados y hospedajes) de ser el caso. “Si toca trail ‘plano’ recomiendo ir a Pachacamac. De hecho Pachacamac tiene ruta para la mayoría de gustos y necesidades. Si toca trail en altura cualquiera de los pueblos de Huarochirí es una locación fantástica. La zona alta de Callahuanca, Matucana o San Mateo de Huanchor son lugares con oferta de alojamiento, si es que prefieren ir desde el dia anterior. Si toca mucho desnivel y/o no quieren salir de Lima recomiendo la ruta de Desafío Ruricancho”, recomienda.

Cecilia no entrena sola. Su pareja la acompaña en cada aventura. Empezó a hacer fondos largos para fortalecer las piernas, ya que practicaba trekking. Pero el trail running terminó atrapándola. Hoy correr, además del factor físico, también es un aliciente emocional. “Para mí, correr largas distancias es una forma de meditación activa. Me gusta entrenar. Siento que estoy más fresca y con más energía cuando entreno por las mañanas”.

El trail running es la pasión de Cecilia.

Persistencia de acero

El sábado es un día clave en la rutina deportiva de Arturo Bayly. Los usa para hacer largas distancias con la bicicleta, algo que no le resulta tan sencillo hacerlo durante la semana. Arturo puede pasar hasta cinco horas pedaleando ese día. “Depende del evento para el que me esté preparando”, refiere.  

Una semana antes ya sabe cuál será el itinerario del sábado. En función de ello define las mejores locaciones para sus exigentes propósitos. “El valle de Calango (provincia de Cañete) es un lugar ideal para los ciclistas por los 25 kilómetros de pista asfaltada, en subida y con muy pocos autos. Ideal para entrenar”, recomienda Arturo.

Empezó a correr en 2010 y saltó al triatlón cuatro años después. En este tiempo lleva acumulado un importante currículo de competencia. Ha completado 6 Ironmans, 10 maratones y varios triatlones de media distancia. Su identificación con el deporte lo llevó a participar de la organización del Medio Ironman de Lima. El próximo 22 de abril tendrá su segunda edición.

Su hijo Adrián, de 17 años, heredó el gusto. Ya practica triatlón. “Mi esposa también practica y nos inscribimos juntos en las competencias, es una suerte poder compartir el mismo estilo de vida, lo hace más viable”, manifiesta.

Arturo acumula una importante experiencia en las pruebas Ironman.

Estilo de vida

El domingo a la noche, Moisés Gordillo ya tiene el plan de la semana entrante. Sabe que trabajará los cinco primeros días fuerza y velocidad y cerrará el ciclo con fondos de ciclismo y running. “Es importante planificar para balancear los niveles de carga en cada disciplina”, menciona.

Desde 2014 practica el triatlón y ha sido constante. Cada año participa en diversas competencias que grafican una evolución en sus marcas. Pero ello no es gratuito. Hay mucho esfuerzo detrás. Los días de descanso laboral son los ideales para aumentar la carga. Sugiere ir con la bicicleta los fines de semana a la Panamericana Sur y Calango. “Ambos circuitos ofrecen buenas distancias con desniveles y variantes de esfuerzo”.

Aunque tampoco le rehuye a las nuevas modalidades de entrenamiento. “Muchos triatletas están optando por el uso de Trainer (indoor) para fondos. Esto les ahorra tiempo por el traslado y dinero por los gastos que generan la escolta para la ruta”, anota.

Su ingreso a la actividad deportiva trajo consecuencias familiares. La pasión se replicó en su esposa e hijos, con quienes forma un team dispuesto a sudar al extremo. “Mis hijos están en el equipo de natación del club y mi esposa empezó a correr medias maratones. Mi familia es un pilar muy importante en este estilo de vida ya que este reto lo hacemos juntos. Viajamos juntos a las competencias”, describe.

Moisés practica triatlón desde hace cuatro años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here