Inicio ARTICULOS 7 maneras de sabotear tu propia carrera, incluso una hora antes de...

7 maneras de sabotear tu propia carrera, incluso una hora antes de que empiece.

44
0
Compartir

No te llevó mucho tiempo descubrir cómo saboteaste la carrera por la cual habías entrenado durante mucho tiempo. Muchos hemos pasado por ese momento en que piensas “¿En qué estaba pensando? ¡Lo pude haber hecho mejor!”

Los nervios del día de la carrera pueden hacer que la mente vague y nos anima a destruir nuestra carrera de muchas maneras. Pero para adelantarse a las vibras negativas que son problemáticas en el día de la carrera, aquí podrás identificar algunos de los errores clásicos que todavía cometemos el día de la carrera. No dejes que estos problemas desvien todo tu esfuerzo y dedicación para cumplir el objetivo de la mejor manera.

  1. Bebes un pre-workout nuevo que nunca antes habías probado porque escuchaste a alguien en la entrega de kits hablar sobre cómo le ayudó a llevar un registro personal. Mezclado con tus nervios, terminas varias veces en el baño portátil antes del inicio de la carrera.
  2. Decides competir con un par de zapatillas de running nuevas que tal vez compraste en la expo pre carrera. Gracias a ellas puedes conseguir ampollas incluso antes de iniciar la carrera y la pasarás muy mal durante el trayecto.
  3. Ingresas a tu cuenta de Strava para ver a todos tus amigos rápidos y sus increíbles tiempos recientes. Bien por ellos, pero empiezas a menospreciar tu ritmo de carrera y tratas de hacer una carrera como la harían ellos y no como tú entrenaste. No corres tú carrera y pace.
  4. Esto es para aquellas grandes maratones y medias maratones de la ciudad. Te inspiras en los atletas de élite realizando su rutina de calentamiento en la línea de partida y decides darte una oportunidad. (¡Mira que rápido corren para calentar!) En lugar de sentirte preparado para partir, jalas un músculo y pones en riesgo tu carrera.
  5. Te alineas temprano en un corral más rápido, pensando que te ayudará a adelantar mejor las masas en el comienzo. Terminas corriendo más rápido que tu ritmo objetivo y luego te preguntas por qué te estás derrumbando antes del punto medio.
  6. Ves el pronóstico de tiempo la noche anterior, pero se te olvida que el clima puede cambiar drásticamente durante la noche. Debido a eso, no llevas los equipos necesarios para correr y tal vez llevas puesto demasiadas (o muy pocas) capas.
  7. Todos nos sentimos ansiosos, pero te das un “out” diciendote a ti mismo y a tus amigos y familiares que crees que no te irá bien. ¡Sorpresa! No corres bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here